A medias con Don Bosco tras un gran Campobosco. - Citycentro - Noticias

A medias con Don Bosco tras un gran Campobosco.

A medias con Don Bosco tras un gran Campobosco.

Un grupo de animadores y profesores de Ciudad de los Muchachos hemos tenido la suerte de poder vivir durante diez días una de las experiencias más enriquecedoras del ambiente salesiano: el Campobosco. El viaje, comprendido entre Barcelona y diversas localidades de Italia, ha supuesto un impulso motivacional muy fuerte para continuar con el sueño que tuvo Don Bosco hace casi 200 años. ‘A medias con Don Bosco’ ha sido el lema bajo el que los más de 700 participantes nos hemos acercado un poco más a su figura y a su tierra natal, hemos compartido testimonio y hemos entendido la importancia de su obra y de la de María Mazzarello.



La aventura comenzó el día 29 de julio, con un tramo bastante de largo de viaje hasta Barcelona, que sin embargo se hizo ameno gracias a la convivencia en el bus con gente de otros centros juveniles. A la tarde llegamos a la Residencia Salesiana de Martí-Codolar, la cual iba a ser nuestra casa los días que no estuviésemos en Italia. Al día siguiente fue el momento de conocer la parte salesiana de Barcelona, es decir, los lugares que visitó Don Bosco cuando vino a nuestro país. Así, tras disfrutar del primer momento por grupos de Campobosco, y contar nuestras expectativas previas, conocimos los rincones de la casa anfitriona. Por la tarde, la ruta nos llevó hasta el Tibidabo, la Torre Gironella y los diferentes lugares visitados por Don Bosco. El día 31 lo pasamos de viaje rumbo a tierras italianas, pero de nuevo amenizado por el ambiente tan mágico que se crea en estos momentos. El Colle Don Bosco sería nuestro lugar de residencia los próximos días.


El día 1 de agosto tocó recorrer los lugares míticos del Colle. Situado en el mismo sitio en el que vivió Don Bosco sus primeros años, posee varios lugares emblemáticos como la Basílica de Don Bosco, el Prado del Sueño de los nueve años o la Casita. Fuimos recorriendo cada lugar descubriendo la esencia, rezando o evocando los recuerdos que nos iban relatando de cada etapa de la vida del pequeño Juan. Por la tarde se realizó un momento de origen por Inspectorías, para hablar de las diferentes realidades de cada centro, así como la interesante e intensa celebración de la Reconciliación con Dios, especialmente emotiva por el sitio en el que tuvo lugar: la Basílica.


Al día siguiente comenzaron las visitas a los diversos pueblos, para conocer in situ qué había vivido Don Bosco en cada etapa de su vida. Conocimos Chieri, donde Don Bosco estudió en el seminario y trabajó para ganarse la vida; Mondonio, donde vivió Domingo Savio; Castelnuovo Don Bosco, ciudad dedicada al fundador de los salesianos y la granja Moglia. En definitiva, un día en el que recorrimos la vida de Don Bosco y los sitios que marcaron las que posteriormente serían decisiones muy importantes para todos nosotros. El día acabó con la recreación del encuentro entre Don Bosco y Miguel Magone en la estación de tren de Carmagnola, donde disfrutamos de una ambiente de fiesta en la plaza. También fue especial conocer Mornese, tierra de María Mazzarello, la cual visitamos un día después. Fue interesante descubrir más a fondo la figura de Maín, que a veces nos queda más lejana, pero que igualmente fue fundamental para que el sueño de Don Bosco haya llegado hasta nuestros días. La ventana y el pozo fueron dos de los símbolos más significativos por su valor histórico y lo que representaban en su momento.


Aún faltaban por vivir emociones aún más fuertes. Estas las vivimos a flor de piel con la visita a Valdocco. Fue especial conocer la Basílica de María Auxiliadora, su significado y construcción, así como cada uno de los rincones del oratorio de Valdocco: la capilla Pinardi, las habitaciones de Don Bosco o la Iglesia de San Francisco de Sales. El momento mágico llegó cuando pudimos, por la tarde, jugar a juegos populares sintiéndonos auténticos chavales de Don Bosco en su propio patio, con esa alegría salesiana tan característica. La Eucaristía, al lado de las reliquias de Don Bosco, Maín o Domingo Savio, también fue muy emotiva para todos los presentes. Al día siguiente tuvimos la oportunidad de volver a Turín, para conocer otros lugares importantes de la ciudad relacionados con la obra de Don Bosco. Así, entendimos la realidad que vivió el propio Don Bosco y las dificultades que tuvo a la hora de encontrar algo que se adaptase a las necesidades de los jóvenes de la calle turinesa. De vuelta en el Colle Don Bosco, nos despedimos de nuestro lugar de acogida con una divertida velada.


El Campobosco concluyó con el viaje de vuelta, primero a Barcelona y luego a nuestros lugares de origen. Después de diez días intensos, el poso que se queda en el cuerpo y en el alma es el de haber vivido algo muy grande, cuyos frutos se irán recogiendo poco a poco en el día a día de cada uno. Será especial volver a los lugares de origen y seguir la labor de Don Bosco entre los chicos y jóvenes necesitados de cada casa y cada realidad. Después de diez días conviviendo con jóvenes del MJS de España y Portugal, el sentimiento es de agradecimiento: por el testimonio, por la oportunidad de la que hemos disfrutado, por la suerte que tenemos de vivir la fe en comunidad, por habernos acercado a la figura de Don Bosco y por sentir que formamos parte de algo mucho más grande y más vivo. Es una experiencia que hay que vivir, por lo que agradecemos al equipo cero y a los encargados de prepararlo, así como a aquellos centros juveniles y personas que han estado ahí en todo momento, porque realmente ha valido la pena arriesgarlo todo para ir a medias con Don Bosco una vez más.


 

Noticia anterior - Noticia siguiente Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Sobre Citycentro

Colabora

Caixa Proinfancia

Twitter

Login

Nuevos recursos

Miembro de

Colaboran